Agradecimiento

Hoy les escribo rememorando la profunda emoción que sentí al leer el artículo que Arturo San Agustín dedicó a Toulouse y a quien esto firma, el pasado sábado, en sus « crónicas peatonales« , en La Vanguardia.

Como bien saben, nací en Toulouse. En reiteradas ocasiones les he comentado que me siento afortunado por absorber todo cuanto ocurre en mi ciudad natal y en Barcelona, donde resido desde hace muchos años. En una empecé mi carrera profesional, en la otra me he establecido como tal. En una tenía a mis padres, en la otra están creciendo mis hijos. En ambas estoy rodeado de amigos. En ambas, siempre aprendo.

Es por ello que la pluma de Arturo me conmovió: porque siendo como es un barcelonés de pro, que ejerce de orgulloso hijo de la Barceloneta (lean, si pueden, el libro que recientemente ha publicado sobre el mismo, « En mi barrio no había chivatos« ), trazó con suma sensibilidad sus impresiones acerca de Toulouse. Con delicadeza habló de mi abuelo y del mercado de Carmes que visitaba, en mi infancia, cada sábado con mi padre. De la primera mitad del siglo XX y de cómo la historia de la « ciudad rosa » quedó por siempre ligada a miles de personas procedentes de aquí. De mi amigo y socio Michel Sarran y de su madre, Pierrette. De las canciones que son la banda sonora de mi magdalena de Proust. Del club de rugby de mis amores, el Stade Toulousain,  y de sus jugadores.

Gracias, Agustín, por glosar Toulouse y hacer que sintiera que mis dos ciudades, la propia y la adoptiva, estaban más cerca que nunca.  Te aseguro que el sábado me resultó difícil articular palabra, durante unos minutos, tras la lectura de tus « crónicas ».

Y a Uds, gracias por leerme y por su confianza.  Confianza que depositan en todo el equipo que integra Caelis y que es la fuerza de nuestro día a día.  

 

Un fuerte abrazo,
Romain Fornell y todo el equipo

 

Este texto corresponde a extracto newsletter enviada por Romain, a través de Caelis, el día 30 de Marzo de 2016.
La newsletter se envía cada miércoles, con detalle del Menú Caelis semanal.
Suscripciones, en este mismo blog.